lamorsa_LluisTrillo

Yo he visto cosas que jamás podrías imaginar, más allá del Círculo Polar Ártico…

Un día vi una morsa, muy lejos de casa, en el océano polar. Llevábamos dos días navegando, nuestro puerto de salida fue Lonyearbyen, en las islas Spitzbergen. Dos días rumbo siempre norte, atravesando el silencio. El mar se vuelve oscuro, espeso y lento por encima de los 80º de latitud norte. Bajo el sol y las nieblas bajas de la noche estival íbamos rumbo a la banquisa de hielo del casquete polar.

Sin duda, en un lugar como este, te invaden sensaciones que intentas comprender y son muy difíciles de transmitir. Yo no creo en Dios, pero fue aquí, casi en la nada, el único lugar donde he podido hablar con él.

Es emocionante y a la vez romántico saber lo lejos que estás de todo, especialmente, de la gente que amas. Y es en un espacio así, inundado por el silencio, donde realmente sientes el amor de una forma más intensa. Me gustó pensar, que allí, donde nace el viento, puedes desperdigar mensajes que llegarán a cualquier lugar del mundo.

Y así, de repente en un témpano errante de hielo apareció una morsa. Detuvimos el barco y nos acercamos lentamente para mantenernos a su lado. Estaba tranquila y me senté en cubierta para contemplarla. Fue un rato infinito donde tuve tiempo de descubrir a ese ser. Era enorme, más alta que yo, esa bestia pesaba más de 1.500 kg, me dijeron. Su piel gruesa estaba llena de arrugas, muescas y cicatrices que te contaban su historia de luchas y peleas… Tal vez con un oso, una orca, en una cacería o con algún otro macho por una hembra.  A ratos, extraños ruidos surgían bajo esos bigotes de donde colgaban sus colmillos.

Primero la fotografié, nervioso por si terminaba ese momento. Pero no fue así, y hasta tuve la suerte de sacar mi cuaderno y poder pintarla. A partir de ahí el momento se tornó intensó y visceral. Ella es así, primaria, fea, austera, salvaje, sexual y fuerte. Con un único fin: sobrevivir allí, en el mar helado del norte, a la noche más larga y fría, al día eterno.

Ese pedazo de carne me cautivó. Y desde ese día es mi animal: yo soy la morsa.  

lamorsa2_LluisTrillo

travelsketch: Lluís Trillo © Atelier

Trip Song

I am the walrus (Oasis, 1998 – cover Beatles 1967)